AVENTURAS PARA EL JUEGO DE ROL...

EIRENDOR







1 - La caza del lobo. (por Peronn HH). Un señor feudal de Andelth llamado Voros Vlandberg envió a su guardabosques a matar a la manada de lobos que atemorizaba a las gentes de la aldea de Romethal, y que le hacía perder ovejas y cabras a diario, Thoe, el guardabosques del señor, y Tira, su hermana menor, marcharon con la misión de expulsar a la manada. Sólo regresó Thoe, malherido, trastornado y sin su hermana. Al ser mordida en una emboscada, Tira se transformó en una licántropo, ante los ojos aterrados de su hermano. Tras su regreso, Thoe se volvió aún más solitario y obsesionado con lo ocurrido, aunque nunca explicó el destino de su hermana. Para el resto de Romethal, incluso para su señor, Tira murió en aquella misión. Los lobos han continuado con sus ataques, cada vez más audaces y agresivos, llevando el peligro hasta las mismas puertas de la aldea de Romethal.

2 - Recuerdos perdidos. (por Peronn HH). Fastilus, consumido entre la confusión de una mente errática y su deseo por proteger a la aldea antes de que sus recuerdos le abandonen, se encerró en su estudio, concentrando todo su poder en crear objetos que pudieran ayudar a sus vecinos, mientras volcaba en su diario todos sus conocimientos y las palabras de amor que quizá no llegara a decir nunca a Príama. Los esfuerzos arcanos, unidos al Alzheimer, provocaron el descontrol del hechizo Animar Objetos, afectando toda la aldea. A medida que el brujo perdía control sobre su mente, su subconsciente penetró en los objetos, convirtiéndolos en seres quasi conscientes, territoriales e incluso agresivos en su extraña forma de protección de la aldea. Esos fenómenos son catalogados como "fantasmas de Nix" por parte de los aldeanos. Fastilus malvive en la aldea y sus alrededores, sin dejarse ver y ocupando las casas abandonadas por breves lapsos de tiempo. Ha perdido su libro de recuerdos, y ya no recuerda siquiera que lo busca. Con el libro sería posible detener el hechizo descontrolado, siempre que Fastilus pudiera leerlo en un momento de lucidez.

3 - Amor de seda y acero. (por Peronn HH). En Tharsad, la familia noble Tremond ha logrado arrancar una promesa de matrimonio a la familia de la elfa Lindeth de Silvania. Los jóvenes Tommard y Lindeth se casarán, y los lazos creados entre Tharsad y Silvania permitirán que los primeros tomen la delantera en el control de El Cuello. Pese a lo polémico del enlace (estratégica y racialmente), los Tremond han decidido celebrar la petición de mano en la fabulosa mansión de los Tremond en Tharsad, y así, enviar toda una declaración de intenciones a sus vecinos de Santo y el Círculo de Piedras.

4 - El bastión. (por Peronn HH). La Cruz del Sur se retira a Faresia. El sur de Andelth ha sido arrasado por los trasgos. De las tropas que guardan la retirada de los ejércitos de Su Majestad, 5 hombres de muy dudosa reputación han decidido desertar para salvar la vida: El capitán Kreos; el clérigo Mumn, el mercenario Bumper, la señora de las bestias Gina y el joven Sender. Viajan a la cabeza de 50 refugiados sureños, entre ancianos, mujeres, niños, enfermos y mutilados. La guerra les ha aislado entre enemigos. Su objetivo es viajar más al sur, a través de las líneas de los trasgos, hasta "El Bastión", una pequeña torre portuaria donde podrán tomar un barco rumbo a costas occidentales, y así eludir a los trasgos y a la justicia de Andelth por sus excesos durante la guerra. A todas estas dificultades hay que añadir la de un contingente orco que les persigue, con un brutal Ogro como líder.

5 - Un monstruo entre nosotros. (por Peronn HH). Todo empezó hace treinta años. Ríhogar, al sur de Valdheim, se había convertido en una localidad de más de ocho mil habitantes, donde los viajeros paraban para descansar y gastar sus monedas antes de tomar caminos más solitarios. Entonces comenzaron a desaparecer los niños. Pocos años después hizo aparición El Fantasma. Una mujer vaporosa de humo verde, rostro pálido y ojos redondos y vacíos, comenzó a recorrer las calles en la noche, aullando de forma antinatural. La sombra de una mujer afligida. El clérigo Hrusten decidió abrir las puertas del templo de Lux, para que las familias que lo desearan dejasen a sus hijos pasar la noche bajo la protección de la diosa. Pero los niños siguieron desapareciendo. Los años pasaron, y el fantasma siguió atormentando a los ciudadanos. Cuando el anciano Hrusten cayó enfermo, Valdheim envió al joven aprendiz Jasper para cuidar de Hrusten hasta su muerte.



Para escribir al autor de este sitio web, envíe sus mensajes a:




Volver a la página de aventuras


Volver a la Sinergia