AVENTURAS PARA EL JUEGO DE ROL...

ESTRELLAS ERRANTES







1 - La tundra de cristal (por Adrián Diego). Cientos de corporaciones y empresas privadas han intentado optimizar el funcionamiento de los motores de opsio a lo largo y ancho de las galaxias conocidas, pero solo un laboratorio ha sido capaz de conseguirlo: el equipo de investigadores de Katagami. Con motivo de su reciente éxito científico y la llegada de los periodos invernales, van a celebrar una gran fiesta en la que están invitados sus familiares y varios directivos de la Corporación Rayem.

2 - El calor de la libertad (de Ramón Balcells del blog La justicia vigila). El destino de nuestros héroes es Alabash, un planeta en terraformación por parte del Imperio, el cual ha conseguido instalar una estación minera pese a las dificultades que presenta el planeta. El planeta es rico en alantium, un material imprescindible para la fabricación de los nuevos prototipos de destructores imperiales. El Alto Mando Rebelde a ordenado la inmediata destrucción de las instalaciones y los héroes son el equipo de demolición.

3 - Un crédito por tu silencio (de Mauric Starkvind). Aventura corta, diseñada para ser jugada en una única sesión y con unas pautas muy marcadas a seguir por los personajes jugadores. La aventura se puede jugar en unas tres horas de principio a fin, aunque si los PJ son muy cuidadosos se puede alargar unos minutos más. Los adversarios que aparecen son numerosos y están bastante preparados, por lo que se aconseja que los PJ sepan cuando deben huir.

4 - Un desierto de óxido (de Terminus_Est y adaptada por Capitán Mórdigan). El Desierto de Óxido es un infinito mar de arenas rojas, que cubre como una mortaja los restos de la extinta civilización humana, desaparecida siglos atrás. Valerosos aventureros se enfrentan a horrores con espada electrocargada y pistola de abordaje en mano. Recorren los enrevesados corredores de naves estelares siniestradas hace milenios, exploran antiguas ruinas defendidas por testarudos autómatas, y destruyen nidos de tecróvoros, seres devoradores de carne y tecnología por igual. Todo ello a cambio de ancestrales piezas de tecnohechicería, y puede que de algún arma fabricada en mítico litiomithril.



Para escribir al autor de este sitio web, envíe sus mensajes a:




Volver a la página de aventuras


Volver a la Sinergia